martes, 9 de septiembre de 2014

HOY FIRMA: MARIO GRANDE. "GLORIA ANZALDÚA, POETA CHICANA"


Estas líneas nacen de la voluntad de dar a conocer, aun cuando no sea más que en forma de telegrama o breve pincelada, a la texana Gloria Anzaldúa (1942-2004), una de las voces más destacadas de la poesía chicana, no muy conocida en nuestro país. Bilingüe, o, mejor, multilingüe, pues en su obra emplea hasta ocho registros lingüísticos entre el español y el inglés estándar, representa una de las más acabadas expresiones de la toma de conciencia chicana a partir de finales de los años sesenta del siglo XX. Particularmente, de la mujer chicana. Y de sí misma, rechazada ya desde la familia por su orientación sexual. 


Su obra no es muy extensa, pero vale el oro que pesa. En su libro Borderlands/La Frontera. The New Mestiza (1987, reeditado en 1999), Anzaldúa condensa su visión de la herencia cultura chicana (india y mestiza de española y mexicana), la defensa del español chicano (lengua viva, con su propio léxico, morfosintaxis y dialectos) y sus hablantes, minoría marginada por los anglos, y la forja de su propia personalidad a partir de una larga, fecunda y multiforme meditación sobre la noción de frontera geográfica, cultural, social y sexual. El libro consta de dos partes que dialogan entre sí. La primera gira en torno a la marea histórica del actual Sudoeste de EE.UU., territorio indio, el mítico Aztlán del que partieron los aztecas en el siglo XII, colonizado por los españoles entre los siglos XVI y XIX, conquistado por EE.UU. en 1848 y donde van regresando y adquiriendo peso, de muy diversas formas, los mestizos desde el siglo XX. Combina prosa y poesía, historia y autobiografía y, según va dicho, español chicano e inglés. La segunda parte, titulada en tres idiomas Un agitado viento/Ehécatl-The Wind, contiene treinta y seis poemas en español chicano e inglés, a menudo entremezclados, a manera de espejo de obsidiana de los temas tratados en la primera parte. Además del indudable interés lingüístico de esta variedad del español hablada en EE.UU., la poesía de Anzaldúa ofrece otros valores intrínsecos, como puede verse en el siguiente fragmento del poema Cihuatlyotl, Woman Alone



Muchos años              he combatido vuestras manos, Raza
padre madre               iglesia          vuestra  cólera por mi deseo de estar
conmigo misma,         sola.                                                   he aprendido
a levantar barricadas                                        arquear la espalda contra
vosotros                      hincar dedos, estacas                                     para
gritar no                     dar patadas y abrirme                  camino fuera de
vuestro corazón          Y mientras crecía                               dabais tajos
a las partes     de mí               que                  eran                   diferentes
pegábais vuestros tentáculos                 a mi cara y a mis pechos
poníais un cerrojo entre mis piernas.                          Tuve que hacerlo,
Raza,                                             dar la espalda a vuestro dedo torcido
sermoneando              sermoneando              a vuestro                paisaje
 pardo suave, tiernos nopalitos.                                       Oh,     fue duro,
Raza,                          separar la carne de la carne            me arriesgué
a que ambas nos desangráramos.                 Me costó                 mucho
tiempo                         pero                aprendí                             a dejar
que vuestros valores       resbalaran       por mi cuerpo      como el agua
esos que trago para mantenerme viva             se convierten en tumores
en mi vientre.              Me niego                     a ser dominada            por
cosas               gente                                                  que teme esa falsa
soledad           sermoneando              sermoneando.       No una misma, 
solo raza vecindad familia.                Mi alma                      siempre ha
sido vuestra                una chispa            en el rugido de vuestro fuego…


O la potencia expresiva que rezuman estos breves fragmentos del poema Poets have strange eating habits en que la autora juega con el yo (ella misma) y la yegua (imagen de sus instintos, que deben liberarse para llegar a conocerse y expresarse a sí misma):    


            Acaricio y fustigo a la yegua que rehúsa
                                   hasta el borde
                                   quito las postillas de sus heridas
            Su cuerpo se derrumba dentro de sí mismo
            por el agujero
            mi boca

Los instintos que se desatan:

Ella se lanza
            del alto acantilado
cascos cayendo en el aire vagabundo
la cabeza escondida entre las piernas
un viento frío soplando a su espalda
(…)
            Ella abre las piernas
            para atrapar al viento
                        se precipita a llenar el abismo
            la cabalgada nocturna ha despertado
su hambre rodeada de dientes



El yo de la autora y la yegua/instinto que empiezan a fundirse:
  
le doy a comer mi garganta   mis manos
que se sacie de mí
hasta que esté preñada de mí
           
(…)

La Tierra se abre
toco el fondo del abismo
me asomo por encima del borde
            acaricio y fustigo a la yegua que rehúsa
            me lanzo otra vez
            saltar de los acantilados         una adicción
            agitar              golpear
                        la carne en imágenes
pegar plumas
en        mis brazos
            deslizarme por los agujeros
                        con serpientes de cascabel

las fauces bien abiertas                      me deslizo dentro
Respirando hondo                  ojos cerrados
me la tragó todita.


Y otro ejemplo de la mujer sola, este fragmento del final del largo poema Holy Relics, dedicado a las barbaridades cometidas con el cuerpo de Teresa de Ávila.:


Por quinta vez la desenterraron años más tarde.
Un hueco enorme donde había estado el corazón arrancado
para ponerlo en un relicario.
Tres siglos después los médicos lo examinaron,
Encontraron una herida de pulgada y media de longitud,
Los bordes de la herida quemados
como por un hierro al rojo.
Encima del altar mayor de Alba,
su quinta y última morada,
yacen los restos de una mujer.

            Somos las santas reliquias,
los huesos dispersos de una santa,
los huesos más amados de España.
Nos buscamos unos a otros.


El tema de la mujer sola, capital en Anzaldúa, remite a la principal diosa azteca: Coatlicue, madre sin hijos, los dioses masculinos destruidos por los conquistadores españoles. Y sus poderosas sucesoras, también sin hijos, en el imaginario mexicano y latinoamericano. Anzaldúa lo reelabora con singular potencia y agudeza.   




*Los breves fragmentos de las traducciones son míos, tomando como fuente el original inglés de Borderlands/La Frontera. The New Mestiza, publicado por Spinster/Aunt Lute Books Company, San Francisco, CA, EE.UU., 1987.


Mario Grande







Gloria Evangelina Anzaldúa nació en el Valle del Río Grande (Texas) el 26 de Septiembre de 1942 y falleció en Santa Cruz (California) el 15 de Mayo del 2004). Fue una académica, activista política chicana, escritora y poeta.




Anzaldúa puede lograr una educación universitaria a pesar del racismo, sexismo y otras formas de opresión que ella experimenta en su vida como una tejana de séptima generación. Recibe su grado en la Universidad de Texas-Panamericana, y su maestría de la Universidad de Texas en Austin. Anzaldúa trabaja unos años como maestra de escuela antes de ir a Austin para obtener su maestría y también completa sus estudios de doctorado en literatura comparativa en la Universidad de Texas en Austin. En 1977 se muda a California donde trabaja como catedrática en la Universidad Estatal de San Francisco, la Universidad de California en Santa Cruz y la Universidad Atlántica de Florida.

Anzaldúa ha contribuido con la definición de feminismo, así como también en el área cultural de la teoría chicana y queer (lesbianas y gays). Una contribución muy especial fue la introducción del término “mestizaje” para el público estadounidense. En sus trabajos teóricos, Anzaldúa invoca una nueva mestiza (“new mestiza”), que ella describe como un sujeto consciente de sus conflictos de identidad y usa el término el nuevo ángulo de visión (“new angles of vision”) con el fin de retar el pensamiento binario en occidente.

En cuanto a sus obras, destacan:

-This Bridge Called My Back: Writings by Radical Women of Color (1981)
-Borderlands/La Frontera: The New Mestiza (1987)
-Making Face, Making Soul/Haciendo Caras: Creative and Critical Perspectives by Feminists of Color (1990)
-Interviews/Entrevistas (2000)
-This Bridge We Call Home: Radical Visions for Transformation (2002)

Ha recibido los premios Before Columbus Foundation American Book Award, Lambda Lesbian Small Book Press Award, Lesbian Rights Award, Sappho Award of Distinction, National Endowment for the Arts y el American Studies Association Lifetime Achievement Award.






 Mario Grande nació en Bilbao. Es traductor y escritor. Entre los autores traducidos, se encuentran Dino Buzzati, Natalia Ginzburg, Charles De Gaulle, Ana Maria Machado y Dodie Smith. En la actualidad, como parte de Atalaire®, trabaja en la traducción de la obras completas de la autora portuguesa Maria Gabriela Llansol, de la que nos aportó traducción no sólo para la sección TRADUCCIONES de web sino para el número UNO de La Galla Ciencia. Su última obra de ficción es Caminos sin Santiago (2013).                 
*Pinchando aquí podéis leer la entrevista que nuestra colaboradora Esther Peñas realizó a Mario Grande a finales de 2013.




No hay comentarios:

Publicar un comentario