martes, 16 de septiembre de 2014

HOY FIRMA: ALBERTO CHESSA. "DESNUDO EN CUERPO Y ALMA"













Carlos Javier Morales

El paisaje total 

(Madrid, 2006 – Tenerife, 2012)


Madrid, Biblioteca Nueva, 2014









¿El paisaje total... de una estación total? No parece que sea inocente el eco juanramoniano que late en el mismo título de la última entrega de Carlos Javier Morales (Santa Cruz de Tenerife, 1967). Máxime cuando el libro echa a andar bajo una «Invocación» que se revela una pesquisa de la «canción pura». Con palabras de cristal y lenguaje susurrado, la pureza (o su anhelo) irá asomándose a cada verso con la rotundidad y la endeblez que trazan los contornos del presente, «el tiempo de la vida», en un esfuerzo continuo por desembarazarse de todo lo superfluo y caduco, por deshorar el reloj y achicar el vuelo que separa una isla de su península, «¡tú y yo, libres al fin de circunstancias!». Estamos ante la crónica de una mudanza en la geografía y el tiempo, bien visible en ese subtítulo del volumen donde aparecen convocados los lugares y las fechas que han jalonado la composición de estos cincuenta poemas con una clara impronta musical (y es que algo de canzoniere hay en este libro).





En la poesía de Morales se diría que los versos estén entrando y saliendo continuamente de una morada que a ratos cobra hechuras de cuerpo, a ratos de alma. Lo mismo que el lenguaje levanta paredes y abre o cierra sus puertas, el cuerpo es aquí visto como un obstáculo a la par que como una celebración, una suerte de mapa con grandes extensiones de terra incognita, que son precisamente donde más hay que escarbar para encontrar dragones, y el labrantío al que auscultar con paciencia huertana por si «la lluvia ha penetrado». También la vida (mejor dicho: la vivencia, el vivir) tiene coto, fronteras que hay que franquear para ser, para amar, pues el todo amor, el amor total, postula eternidad, vida más allá de la vida y del propio y contingente amor («eterna sed de amor»).




«Morada del decir», lleva como título uno de los poemas. Del decir... ¿qué? Que todo lo que no da amor, mata; que vivir es actuar, pero no hay mejor representación que apearse del escenario y recalar allá «donde el vivir se quita toda máscara». De ahí quizá también que la profesión de fe comparezca reflejada (¡y refractada!) en la naturaleza, esto es, que también la fe cobre materia sensorial. El camino de ascensión, la tentativa de una vía unitiva, solo pueden acontecer peregrinando, hollando el terreno, confundiéndose uno con el total paisaje, ese que le permite al poeta enhebrar sutilmente el «Ego sum lux et veritas et vita» entre los versos de «Reino de la injusticia»: la luz, «en la sonrisa de los hombres»; la verdad, «sin más mientras vivamos»; y la vida, cómo no, hay que darla «por entero».



El paisaje total es un libro honesto, sincero, recio; con la humildad y la madurez necesarias para acotar entre signos de interrogación de forma recurrente las verdades más hondas, que tanto más lo son cuanto más se someten a la prueba de duda o refutación, como si solo mediante ese alto en el camino que siempre acarrea una pregunta se pudiera seguir andando. Al fin y al cabo, la meta de Carlos Javier Morales y de todos nosotros es alcanzar las orillas del ahora mismo para poder tocar otras orillas. O, como mejor dice el autor: «Hemos llegado a hoy. // Hemos llegado más allá del tiempo».





 LA MISMA TIERRA

Castilla, ¿y tus molinos
qué aire respiran hoy, que no lo siento
de lo puro que está,
que entra en el alma y la remueve entera
y la deja en un sitio tan seguro
que con ella va el cuerpo y ya no tiembla,
como si aquí hubiera nacido siempre?
Castilla, ¿y tus molinos,
pulmones de tus campos,
catedrales del viento donde suena
tu música sin límites,
pecho vivo
donde recuesto todos mis recuerdos
y me tumbo sin miedo
y entonces miro el cielo y el mundo y mis sentidos todos
al fin reconciliados?





Carlos Javier Morales (Santa Cruz de Tenerife, 1967) se dio a conocer con El pan más necesario, que fue Premio de Poesía “Villa de Martorell” en 1994. Desde entonces ha publicado los siguientes poemarios: Madrid como delirio (1996), La cuenta atrás (2000), Años de prórroga (2005), Nueva estación (2007) y Este amor y este fuego (2011). Los tres últimos han aparecido en esta misma colección de Biblioteca Nueva.

También ha desarrollado una amplia labor de investigación y crítica literarias, en la que sobresalen sus libros La poética de José Martí y su contexto(1994), Julián Martel y la novela naturalista argentina (1997), César Vallejo y la poesía posmoderna. Otra idea de la poesía (2013), y, con José Olivio Jiménez, Antonio Machado en la poesía española (2002) y La prosa modernista hispanoamericana (1998).
Asimismo, ha publicado la edición de la Poesía completa de José Martí (1995; 2ª ed. revisada, 2013) y de su novela Lucía Jerez; además de la antología poética Música tenaz, del mismo autor, y Rey solitario como la aurora, del también cubano Julián del Casal.
Autor de varios libros didácticos sobre literatura contemporánea, también ha publicado una útil Guía para hablar en público (2001; 2ª ed. revisada, 2007). Es doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y profesor de Lengua y Literatura Españolas en el instituto de secundaria “Andrés Bello”, de su ciudad natal.


Para conocer más sobre el autor, pinchad el siguiente enlace.

Para leer otros artículos de Alberto Chessa, pinchad aquí.





No hay comentarios:

Publicar un comentario