martes, 11 de marzo de 2014

HOY FIRMA: LAS POÉTICAS DE LOS POETAS II (Textos de reflexión poética en la Italia de la postguerra), a cargo del poeta y profesor DAVID PUJANTE.


MONTALE Y LA POESÍA COMO TÉCNICA.


Uno de los grupos que articulan Sulla poesia de Montale, grupo que lleva ese mismo título general, comienza con el artículo “La poesía como arte” (1942).




Se ve en este artículo el temor que tiene el poeta moderno a que se convierta a la poesía en uno más de los géneros aristotélicos, productos de la técnica imitativa con el lenguaje. Si Aristóteles dejó fuera de su Poética al poeta inspirado, según la diferencia platónica entre producto de inspiración divina y el resto de procesos creativos por medio del lenguaje (poiêsis); si el género poético no se configuró como tal hasta los albores del Renacimiento, con ese espléndido momento de hedonismo apasionado que trajo el amor cortés, el amor en contextos espirituales, las relaciones personales idealizadas, el amor monástico y perfecto, la poesía provenzal, hispanoárabe y el dolce stil novo; efectivamente durante la larga tradición de Occidente el respeto diferencial para con la poesía ha sido un hecho. La poesía era algo más elevado, diferente, imposible de reducir al molde escriturario.


Con el siglo XX y con el advenimiento de los formalismos, el lenguaje poético se pone al tablero. De Rusia llega el atrevido intento de analizar lo peculiar del lenguaje poético, sus rasgos diferenciadores con respecto al resto de los textos literarios no poéticos. Al parecer se podrá saber qué es la literariedad y qué es, grado siguiente,  la poeticidad. ¿La poesía, entonces, es un arte? ¿El arte estará por encima o por debajo de la poesía?

Montale, entrando al inevitable trapo de la relación entre poesía y arte, aceptando lo que es el espíritu de su tiempo, procura desbrozar el terreno de la tradición: Croce, Bertoni, De Sanctis. Para Bertoni, respecto a la poesía, "l'arte sarebbe dunque un più rispetto a un meno"[1]. Para De Sanctis, sin embargo, el arte está por debajo de la poesía. El arte es "la perizia dell'artefice, la vigile coscienza stilistica"[2]. Sin esta vigilancia, sin esta pericia, niega que pueda haber poesía; aunque puede haber arte sin que se manifieste poesía. Croce hace todavía una distinción en el ámbito de la poesía. Distingue entre poesía popular y poesía d' arte. Con la distinción croceana, que es similar a la que realiza Juan Ramón Jiménez en su conferencia "Poesía y Literatura" cuando distingue entre poesía escrita y literatura, vuelve a dificultarse el asimilamiento de poesía y arte (técnica). Para Juan Ramón Jiménez, recordemos, la literatura era la manifestación del ingenio y lo decorativo, hija de la técnica, del arte. Era la expresión de lo fable. Mientras la poesía lo es de lo inefable. Completando esta idea, en otra conferencia, Poesía cerrada y poesía abierta, llama Juan Ramón Jiménez cerrada a la poesía virtuosística, la bien palabreada y bien gramaticada, la poesía académica, seca, aunque correcta de forma, ritmo, color y sonido. La poesía abierta tiene sin embargo una forma perfecta, porque la forma perfecta para Juan Ramón Jiménez es "la que pudiera tener el espíritu si el cuerpo se le cayera como un molde; el agua de un vaso, si el cristal se pudiera separar"[3]. Dentro de la poesía abierta coloca Juan Ramón Jiménez la poesía popular española, como Croce. Y Montale acaba por hablar de tres niveles de arte: 1) el arte que es sinónimo de técnica, el arte de escribir poesía; 2) la poesía artística; y 3) el arte verdadero, propio, el arte mayor.


Eugenio Montale en la entrega de los Premios Nobel (Diciembre de 1975) 

Cuando Montale habla de estos tres niveles, juega con el doble significado de arte como técnica y también como manifestación general estética. Por eso nos dice que incluir la poesía en el cuadro general de las artes es un intento reciente. Cree, por su parte, que debe permanecer la diferencia de antaño, con todas las dificultades de definición que entraña, pues es un arte diversa. Haciendo que se identifique con el término arte, eliminamos la diferencia, sumimos la poesía en la indiferenciación u creamos una tautología:

"Il destino alto e oscuro della poesia parrebbe dunque quello di tendere sempre più alla condizione di arte, all'assoluta purezza che questa parola postula, restando pur sempre, e con piena coscienza dell'impossibile assunto, un'arte diversa, un arte sui generis, alla quale i secoli hanno dato un altro nome"[4].





[1] E. Montale, Sulla poesia, Milán, Mondadori, 1976, p. 101.
[2] Ibidem, p. 102.
[3] J. R. Jiménez, Política poética, Madrid, Alianza Tres, 1982, p. 208.
[4] E. Montale, Sulla poesia, cit., p. 104.

                                                        -oOo-
Espléndida galería fotográfica del gran poeta italiano la que podemos encontrar en Il Corriere de la Sera.





No hay comentarios:

Publicar un comentario